“No hay periodista abstemio. El trago inspira.” Mario Vargas Llosa

He escogido esta frase por varios motivos. Reconozco que uno de ellos es porque pensé que llamaría tu atención, pero también tiene mucho que ver con una de las claves para mantenerse inspirado.

Y no. No me refiero a beber, aunque para muchos escritores, periodistas y artistas, el alcohol y las drogas han sido parte imprescindible en su proceso creativo.

Stephen King, uno de mis escritores favoritos, alcohólico y adicto a la cocaína. Alexandre Dumas fue miembro destacado del Club des Hashishins, un grupo de escritores que experimentaba con drogas como el hachís y el opio. Robert Louis Stevenson, escritor de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, adicto confeso a la cocaína. Encontrarás cientos de casos. Pero insisto, ese no es el tema.

No necesita las drogas ni el alcohol para encontrar inspiración, pero sí tienen mucho que ver con la ausencia de ella.

Falta de confianza y miedo al juicio de los demás

Podría acabar este artículo aquí: Si quieres encontrar la inspiración, basta con que empieces a confiar en ti y que, cada vez que tengas una idea, no la descartes por miedo al juicio de otras personas.

Y por eso creo que tantos artistas empezaron a consumir todo tipo de drogas. No porque en ellas encontrarán la inspiración (si fuera así tendríamos muchos más Stephen Kings). Sino porque necesitaban una dosis extra de seguridad.

Este es mi primer truco y, sin duda, el más importante. Confía en ti y pon en práctica tus ideas. Estoy seguro de que tienes (o has tenido) muchas, pero que acabas matándolas antes de llevarlas a cabo solo porque no les das el valor que se merecen.

Otros 10 trucos que me ayudan a mantenerme inspirado y creativo

Te confesaré algo. Siempre me creí más creativo y original de lo que soy en realidad. Pero me hizo falta tiempo (y algunas lágrimas) para darme cuenta.

Por otro lado, las tareas mecánicas y monótonas me desmotivan. Quizá por eso me divertía tanto trabajando como camarero. También explicaría por qué llevo tantos años en el sector inmobiliario. Para mí ambos son trabajos dinámicos e intensos en los que cada día puede ser distinto al anterior.

Pero no fue hasta que tomé la decisión de dedicarme por completo al marketing, cuando me di cuenta de lo mucho que necesitaba herramientas si no quería quedarme en blanco cada 2 días.

Esas herramientas, o trucos, o claves, las he aplicado durante años. Sé que funcionan, aunque puede que no todas te sirvan a ti.

Mi objetivo no es que te conviertas en la persona más creativa de la historia. Pero si solo una de las cosas que te voy a contar en este artículo te ayuda a sacar algo de lo que tienes dentro, te darás cuenta de todo el potencial que has estado ignorando hasta ahora.

Pregúntate por qué. Necesitas una motivación.

Sin motivación, no hay inspiración.

Las ideas son la base de cualquier proyecto, personal o profesional. Pero cuando no eres capaz de responder de forma rotunda y contundente a algo tan sencillo (y tan complicado a la vez) como es por qué haces lo que haces, por qué te dedicas a lo que te dedicas o por qué vives la vida que vives, es muy complicado (no imposible) que surja la inspiración.

Así que primer paso hacia la inspiración: encuentra tu por qué, tu motivación.

Descubre para quién vas a hacer lo que vas a hacer

En tu negocio, no importa que sea una inmobiliaria o una agencia de Home Staging, lo más importante no eres tú ni tu servicio, sino tu cliente.

Conocer sus necesidades, miedos y motivaciones, te inspirará a encontrar soluciones mejores, más eficientes y creativas a sus problemas, lo cual te convertirá, inevitablemente, en mejor profesional.

Imagina que yo escribiera artículos o diseñara páginas web, basándome solo en mis gustos o preferencias. ¿Tendría algún sentido?

Claro que tu estilo siempre está presente en lo que haces. Pero la inspiración es caprichosa, y le gusta más aparecer cuando ve que piensas en la persona para la que vas a trabajar.

Te pondré un ejemplo. ¿Te cuesta lo mismo pensar en un regalo para alguien a quien conoces bien, que para alguien que acaban de presentarte?

Lleva siempre, siempre, siempre, papel y boli encima.

La inspiración se hace desear. No llega cuando tú quieres, sino cuando a ella le apetece. Puede ser en cualquier lugar y a cualquier hora, y tal como llega se va. Solo te da una oportunidad.

La única jaula capaz de retenerla es la memoria, y la memoria es un recurso que falla más de lo que nos gustaría.

Así que, consejo número 4: ten papel y boli siempre a mano, o las notas del móvil, o lo que quieras. La idea es que apuntes todo lo que se te pase por la cabeza, aunque llegue en el peor momento.

Nota: Muchas de tu mejores ideas te llegarán en sueños, mientras duermes. Cuando te despiertes, dedica unos minutos a intentar recordar lo que has soñado y apúntalo rápido. No siempre funciona, pero si lo consigues, descubrirás que por las noches ocurren cosas maravillosas en tu cerebro.

Los grandes artistas copian, los genios roban.

Esta frase, como ya sabrás, no es mía sino de Pablo Picasso.

Músicos, pintores, escritores y diseñadores, han encontrado su inspiración en obras ajenas.

No obstante, no es fácil hacerlo bien. Hace falta un punto de genialidad para crear algo único, original y nuevo, a partir del trabajo o las ideas de otros.

André Gide, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1947, dijo : “Todo lo que necesita decirse ya se ha dicho. Pero, como nadie estaba escuchando, todo tiene que decirse de nuevo”.

En mi caso, que por si no lo sabes me dedico al marketing digital para empresas del sector inmobiliario, cuando me quedo sin ideas, busco mi inspiración en sectores y países distintos.

Comparo y analizo páginas webs que funcionan, estudio casos de éxito y encuentro formas de decir las cosas que otros utilizan y que, en algún momento de su proceso creativo, también se inspiraron en algo que ya existía.

A tu inspiración le gusta el movimiento

Si antes te hablaba de buscar el por qué, ahora es momento del para qué: No pierdas de vista el objetivo de lo que estás haciendo.

Si estás pensando en añadir o quitar algo de tu catálogo de servicios, debería ser porque va a suponer algún beneficio para tus clientes. Si no es así, quizá sea mejor que no lo hagas.

¡Ojo! El beneficio no tiene que ser solo económico. Puede que se te ocurran ideas que mejoren la experiencia de tu cliente, algo realmente valioso aunque no se pueda cuantificar en euros.

Para encontrar la inspiración, busca primero los problemas o debilidades de tu servicio. Luego trata de darles una solución, por muy descabellada que parezca. Durante el proceso surgirán ideas que podrán convertirse en realidad o no.

La inspiración la encontrarás por el camino, ni al principio ni al final. Empieza a andar en vez de quedarte mirando al horizonte, intentando encontrar la respuesta. A tu inspiración le gusta el movimiento.

Lo sencillo a veces es lo más efectivo

Cuidado. Puede que no falte inspiración, sino que las respuestas o ideas que te llegan no te parecen lo bastante creativas.

Personalmente, soy una persona de gustos sencillos, de aspiraciones sencillas, de vida (no todo el mundo estaría de acuerdo) sencilla. Y de ideas sencillas.

No pretendo ser el más creativo. Tampoco aspiro a escribir el eslogan del siglo. Me centro en encontrar fórmulas que funcionen.

Cuando lo hago así, la inspiración hace acto de presencia. Cuando mi ego toma el mando y pretendo ser quien no soy, me abandona.

La lectura como fuente de inspiración

No me cansaré de decirlo. Si me sigues en Instagram o en Facebook, sabrás que insisto mucho en este tema: Leer inspira.

Tenemos la suerte de poder acceder de forma sencilla, barata y rápida, al conocimiento y experiencias de millones de personas de todas las épocas y lugares del mundo.

Lo resumiría así: La creatividad y las ideas surgen de la inspiración. Pero la inspiración necesita alimentarse, y la lectura es uno de sus platos favoritos.

Escuchar inspira mucho más que hablar

Si te soy sincero, esta es una de las herramientas más potentes que puedes utilizar en tu búsqueda de inspiración.

Presta atención a tus clientes, escúchales, toma notas, grábales. Sus palabras te inspirarán.

¿Sabes cómo consigo escribir una y otra vez el mismo artículo para diferentes clientes, y que cada artículo sea distinto a los demás?

Dedicando mucho tiempo a conocer a ese cliente, a entender cómo es, quién es, cómo se expresa y qué quiere transmitir. Por eso cada uno de mis artículos es único, aunque siempre traten sobre lo mismo.

Dedica tiempo a algo 100 % creativo

Me encanta la fotografía. No tengo demasiado talento, esa es la verdad. Pero disfruto cada minuto que paso con mi cámara en la mano.

Arrastro esta pasión desde que, a mis 21 años, mi padre me regaló su Minolta Réflex. Después de trabajar, cogía la moto y me iba por ahí a hacer fotos. Todavía recuerdo el primer carrete que revelé.

Para mí la fotografía es ese momento en el que todo vale. Puedo hacer lo que quiera, no hay límites más allá de mis escasos conocimientos. Todo se basa en las ideas, en la inspiración.

No sé si estarás de acuerdo conmigo, pero siempre he pensado que para dominar algo, hay que practicar. Y no se me ocurre mejor forma para practicar la inspiración, que dedicando tiempo a alguna actividad 100% creativa.

Convierte tu pasión en tu trabajo

La última, pero no menos importante. Cuando sientes pasión por lo que haces, cuando te divierte, cuando disfrutas trabajando, dejas de buscar la inspiración. Ella te acaba encontrando.

Y si no puedes convertir tu pasión en tu forma de ganarte la vida, apasiónate por lo que te ha tocado hacer.

La vida es demasiado corta como para vivirla sin pasión. ¡Demasiado!