Configura las cookies en tu web inmobiliaria con este plugin gratuito para WP

¿Tienes una nueva web o la tendrás pronto, y no te has puesto aún con el tema de las cookies?

Si trabajas con WordPress, hoy te traigo el paso a paso para hacer las cosas bien.

Pero antes…

Obligaciones en cuanto al uso de cookies

“Lo de las cookies”, como se suele llamar, tiene cierta complicación, sobre todo si lo comparamos con otros requisitos de la normativa actual de protección de datos, como la obligación de incluir en nuestra web el Aviso Legal o la Política de Privacidad.

Al fin y al cabo, estos dos últimos son solo documentos informativos. Aunque, eso sí, deben ser accesibles para tus usuarios en todo momento y estar redactados por profesionales.

En cambio, lo de las cookies… eso es otra historia. No solo se trata de informar, sino que, además, tenemos que proporcionar al usuario cierto control sobre nuestra web.

Pero vayamos por partes. Primero veamos cómo presentar la información.

1. Información sobre cookies

La normativa respecto a la Política de Cookies nos pide que dividamos la información en dos capas.

La primera capa servirá para informar a los usuarios de que utilizamos cookies y darles la posibilidad de aceptarlas o rechazarlas.

Esta primera capa supone una de las grandes diferencias respecto a la forma en la que presentábamos las cookies hasta el cambio en la regulación.

Antes, con un simple “Si sigues navegando entendemos que aceptas el uso de cookies”, era suficiente. Ahora, hasta que el usuario no nos dé su consentimiento, las cookies no deben empezar a funcionar.

La segunda capa tiene como función informar en detalle de todo lo relacionado con las cookies, como qué significan, qué cookies tenemos instaladas y cuál es su función, entre otras cosas.

Para proporcionar esta información, utilizaremos la página de Política de Cookies. Esta será nuestra segunda capa informativa.

2. El consentimiento

Una vez resuelto el problema de las dos capas de información, veamos cómo gestionar el hecho de que los usuarios decidan si quieren o no navegar entre cookies y nos den su consentimiento, antes de que estas empiecen a hacer su trabajo.

La primera capa informativa debe proporcionar, al menos, dos opciones: aceptar todas las cookies y rechazar las que no sean necesarias.

Por si es la primera vez que escuchas hablar de cookies no necesarias, debes saber que son aquellas que instalamos en nuestra web con el fin de analizar el comportamiento de los usuarios que nos visitan (Google Analytics por ej.) o con el objetivo final de hacer publicidad (Pixel de Facebook, por ej.), pero que no son necesarias para el funcionamiento de la misma.

Y es con ellas que surge el problema, ya que tenemos que bloquear su funcionamiento hasta que el usuario las acepte de forma explícita, todo sin afectar a su navegación. Para el resto de cookies no necesitamos el consentimiento.

Por suerte para nosotros, existen algunos plugins para WordPress que nos ayudarán a cumplir con este reto técnico de forma sencilla y gratuita.

Uno de los que yo utilizo es GDPR Cookie Compliance. Te explico cómo configurarlo.

GDPR Cookie Compliance

Antes de nada, tendrás que instalar el plugin desde la sección Plugins > Añadir nuevo de tu Worpdress.

Te dejo un enlace directo al plugin para puedas informarte un poco más antes de instalarlo: GDPR Cookie Compliance

Una vez instalado, aparecerá un acceso directo en el menú de la izquierda de tu Escritorio de WordPress.

Haz clic para empezar con la configuración.

Marca

La primera opción de configuración es Marca.

En Marca podremos adaptar los colores, la fuente y el logo a nuestro branding. No es en absoluto obligatorio, pero el plugin te da la opción de hacerlo, lo cual es de agradecer.

Los cambios que hagas aquí afectarán al pop up que se despliega al apretar el botón de Ajustes en la primera capa informativa.

Este es el banner.

Ajustes del banner

Los Ajustes del banner son la segunda opción de configuración. Los cambios que realices aquí, afectarán al banner principal.

Este banner:

Mi configuración habitual pasa por activar todos los botones, excepto el botón <Cerrar>, que lo suelo dejar desactivado.

En esta sección podrás cambiar el texto que aparece en el banner, la ubicación del mismo y el esquema de color, pudiendo escoger entre claro u oscuro.

En la imagen del ejemplo puedes ver como yo lo tengo configurado para que aparezca “Abajo” y en modo “Oscuro”.

Si no te apetece cambiar el texto principal ni el texto de los botones, puedes dejarlos tal y como vienen por defecto.

Importante: Este banner aparecerá la primera vez que el usuario visite nuestra web, pero tendremos que definir durante cuanto tiempo será válido el consentimiento (en la sección Ajustes generales) y debería volver a aparecer cada vez que haya cambios en la política de cookies.

Botón flotante

La siguiente opción que podemos personalizar es el Botón flotante, que no es más que un botón que quedará fijado al lateral de nuestra web una vez el usuario haya aceptado o rechazado las cookies, con el fin de que pueda cambiar la configuración en cualquier momento.

En esta sección podrás cambiar los colores, la ubicación y el texto de ese botón. También podrás definir si quieres que aparezca en la versión móvil de la web.

A la hora de configurar el botón, ten en cuenta si el botón flotante interfiere con otros botones que ya tengas, como un chat o el botón de WhatsApp. Si crees que activar el botón flotante va a molestar al usuario, quizá sea mejor que lo mantengas desactivado.

Este es el botón:

Ajustes generales y Resumen de privacidad

En estas dos secciones podremos personalizar y definir la ventana emergente que se despliega al clicar sobre el botón Ajustes del banner principal.

Esta ventana tiene varias funciones. En primer lugar, ofrecer al usuario información adicional a la que puede leer en el banner principal y, en segundo lugar, mostrar y modificar el estado de las cookies no necesarias o adicionales.

En la sección Ajustes generales también definiremos la caducidad del consentimiento. En mi caso, las cookies dejan de estar activas a los 30 días.

Cookies estrictamente necesarias

Llegamos ya a la configuración propia de las cookies, empezando por las estrictamente necesarias.

Tienes dos opciones. La primera es la que te dejo en la imagen superior, que es como yo lo configuro.

Como son cookies estrictamente necesarias, no le doy la opción al usuario de activarlas o desactivarlas, sino que siempre están activadas. A modo informativo, utilizaré el texto del Contenido de la pestaña para informar al usuario de por qué las cookies necesarias, son necesarias.

La otra opción consiste en permitir que el usuario pueda activarlas y desactivarlas. En tal caso, dispones de una serie de cuadros de texto para escribir diferentes mensajes en función de lo que decida hacer.

Esta segunda opción no te la recomiendo.

Cookies de terceros y cookies adicionales

Si te soy sincero, no sé muy bien qué diferencia hay entre ambas opciones y, como las dos hacen referencia a cookies no necesarias y se configuran de la misma manera, yo las incluyo todas en la opción Cookies adicionales.

Es en esta sección donde sucede la magia. O dicho de otra manera, es donde podremos bloquear las cookies no necesarias tal y como nos exige la normativa.

Primero, y más importante, activaremos la opción y definiremos el estado por defecto de las cookies que, como es lógico, será Desactivadas. Marca las opciones tal y como te indico en la siguiente imagen.

Utiliza el cuadro de texto para añadir las cookies no necesarias que tengas instaladas.

Segundo paso, vamos a añadir los códigos correspondientes a las herramientas de terceros que necesitan cookies para hacer su trabajo.

Veamos cómo se hace tomando como ejemplo una de las más comunes: Google Analytics.

La mayoría de personas instala el código de seguimiento de Google Analytics utilizando algún plugin. Si es tu caso, lo primero que tienes que hacer es desactivar ese plugin y asegurarte que Google Analytics deja de estar activo en tu web.

Si por el contrario tienes el código de seguimiento instalado directamente en el Header de la web, tendrás que eliminarlo.

No vamos a quitar Google Analytics. Solo vamos a colocarlo en un sitio distinto.

Si eres del primer grupo, de los que instaló Google Analytics a través de un plugin, lo hiciste utilizando el identificador de tu cuenta. Lo que vamos a hacer esta vez, es instalar directamente el código de seguimiento.

Para hacerlo abre tu cuenta de Analytics, haz clic en la opción Administrar situada en la parte inferior izquierda de la pantalla, en la segunda columna harás clic sobre la opción Información de seguimiento, seguidamente haz clic sobre Código de seguimiento y copia todo lo que hay en el interior del recuadro titulado Etiqueta de sitio web global.

Ese es tu código de seguimiento de Google Analytics.

Ahora dirígete de nuevo a tu WordPress, entra en la opción Cookies Adicionales del plugin GDPR y dirígete a la sección inferior. Selecciona la pestaña Sección Head y pega el código de Analytics en su interior.

Guarda los cambios y… ya lo tienes. A partir de ahora, hasta que el usuario no acepte todas las cookies, Google Analytics no funcionará. Tú perderás información valiosa, pero la agencia de protección de datos será un poco más feliz, que es la razón por la que estamos aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.