¿Por qué no llegan los clientes?

La pregunta…

David… “¿cómo puedo conseguir más clientes para mi inmobiliaria o para mi agencia de Home Staging?”

Y esta es mi pregunta/respuesta : ¿Por qué quieres empezar a trabajar en tu marketing digital? ¿Cuál es tu objetivo real?

Entiendo perfectamente que esa sea la pregunta estrella en la mayoría de mis consultorías.

Al fin y al cabo tenemos un negocio. Y, sin clientes, un negocio… Bueno, ya sabemos cómo acaba la frase.

El problema con esa pregunta , al menos para mí, es que conseguir más clientes es un macro objetivo, algo así como escalar la montaña más alta, escribir un libro o comprar una vivienda.

Si te paras a pensar, antes de cumplir con el objetivo de comprar una vivienda, hay varios micro-objetivos imprescindibles.

Por ejemplo encontrar un trabajo estable, ahorrar algo de dinero, puede que conseguir una hipoteca y, como es lógico, encontrar una vivienda.

Pues en marketing digital (y en el no digital también), sucede exactamente lo mismo.

Antes no era así ¿Qué ha cambiado?

Hasta la llegada de internet, la publicidad, que es algo diferente al marketing, consistía en lanzar un mensaje al mundo con más o menos gracia, y esperar a que llegara la respuesta del consumidor.

¿Qué podemos extraer de aquí? Que la comunicación era unilateral.

Lectura recomendada: Diferencia entre Marketing y Publicidad 👈

La cosa ha cambiado.

Ahora, el consumidor, nosotros incluidos, somos mucho más activos en nuestra búsqueda.

Al fin y al cabo, solo tenemos que sentarnos delante de un ordenador o acceder a nuestro dispositivo móvil, para disfrutar de la mayor oferta de productos y servicios de la historia de la humanidad.

Queremos ver, conocer, entender y sentir, antes de tomar una decisión. Ha dejado de gustarnos que traten de convencernos, de vendernos lo mejor, de llevarnos al huerto.

La conversación se ha vuelto bilateral.

El nosotros, como empresa, ha dejado de ser lo más importante.

Los clientes ya no se consiguen. Ellos son los que nos consiguen a nosotros.

Ya no basta con lanzar un mensaje en una botella y esperar a que alguien la encuentre.

El verdadero reto no está en vender más, sino en llamar la atención en un mercado saturado de oferta.

5 micro objetivos que te acercarán más a tus clientes

Vale. Todo eso está muy bien. Pero ¿cómo aterrizamos esta idea loca de los micro-objetivos en la realidad?

No es fácil. Lo siento si estabas esperando un manual de 5 pasos para conseguirlo.

De hecho, ni siquiera es cuestión de contratar a la mejor empresa de marketing o de invertir obscenas cantidades de dinero en publicidad.

Si fuera tan “simple”, no fracasarían tantas grandes empresas, aún teniendo recursos casi ilimitados.

¿Tiene sentido para ti?

De lo que sí puedo hablarte, es de algunos micro-objetivos que pueden acercarte un poco más a tu gran objetivo de llegar a más clientes a través de internet. Algo que, con el tiempo, se traducirá en un negocio más sólido.

A priori, no suena nada mal, ¿verdad?

Mejora tu servicio o producto. Pero de verdad.

Hay una gran diferencia entre intentar que nuestro servicio o producto parezca bueno, y conseguir que sea bueno de verdad.

Fíjate en las páginas web de tu competencia y en cómo se dirigen a sus consumidores tratando de convencerles de que son su mejor opción.

Parece lógico que lo hagan pero, ¿de verdad nos convence una empresa cuando se auto-proclama la mejor?

No se trata de decirlo, sino de hacerlo o, al menos, de intentarlo.

Antes de pagar a alguien para que diga con palabras bonitas y eslóganes llamativos lo bueno que es tu negocio, invierte en mejorar tu servicio de verdad.

Si lo consigues, tendrás que pagar mucho menos dinero después, tratando de convencer a los demás.

Aprende de tus clientes y diseña propuestas de valor irresistibles

Para diseñar un servicio o producto bueno de verdad, necesitas tener en cuenta a las personas para las que estás diseñando dicho servicio.

Puede que tengas el convencimiento de que lo haces bien, de que tu competencia lo hace peor que tú y de que, si no llegas a más clientes, es porque no te anuncias lo suficiente.

Pero ¿hace cuanto que no te sientas con un cliente y hablas con él acerca de lo que más le ha gustado de tu servicio, y de lo que menos?

Aprovecha a tus clientes pasados y presentes para obtener información que te ayude a mejorar lo que ya haces.

Descubrirás qué es realmente importante para ellos, y podrás preparar propuestas de valor mucho más interesantes que te ayudarán a llegar a nuevos clientes con las mismas inquietudes.

Crea contenido abundante y de calidad

Internet es contenido.

Lo repetiré otra vez porque es importante: Internet-es-CONTENIDO.

Sin contenido, internet sería un listado de empresas. Y está claro que eso no es lo que queremos.

Y no solo es cuestión de cantidad, que también. La calidad es fundamental.

Pero ¿qué quiere decir contenido de calidad?

En internet buscamos principalmente 3 cosas: resolver dudas, entretenimiento e información sobre servicios y productos.

Si tu contenido no resuelve, no entretiene y solo habla de tu servicio, estarás aprovechando tan solo una tercera parte de tu potencial.

Posiciónate en internet

Te seré sincero. Puedes tener un negocio saludable sin estar posicionado en internet.

Pero ¿será igual en el futuro?

Tu próxima generación de compradores, vendedores e inquilinos, será más digital que la anterior y, probablemente, menos que la siguiente.

El posicionamiento lleva tiempo. Así que, ¿por qué no empezar hoy a trabajar para que tu inmobiliaria o tu agencia de Home Staging se hagan un hueco en internet?

Después no quieras correr. No funciona así.

Anúnciate con un objetivo claro

Los anuncios no son la salvación para ningún negocio. Todo lo contrario. Pueden ser el catalizador de su ruina.

Pero, al mismo tiempo, pueden elevar tu negocio hasta el mismísimo cielo.

¿Cómo?

Primero, pasando por todas las fases anteriores sin buscar atajos.

Segundo, teniendo un objetivo claro.

En publicidad, tener un objetivo definido es fundamental.

Con un anuncio no puedes llegar a todo el mundo, ni puedes venderlo todo, ni puedes “conseguir clientes” solo por pedirlo.

Tener claro qué quieres conseguir con cada campaña que pongas en marcha, es imprescindible.

Y no vale decir “más clientes”.

Por ejemplo, no se prepara igual una campaña publicitaria para darte a conocer, que una para promocionar un servicio.

No es lo mismo dirigirse a personas que necesitan tu servicio, que a personas que tienen un problema, pero aún no han descubierto que tú tienes la solución.

Antes de levantar el teléfono para llamar a una agencia de marketing o a un profesional de la publicidad, piensa en cual va a ser tu primer objetivo. Sé concreto, elige un público que conozcas bien y define un presupuesto.

Verás que todo fluye mucho mejor.

Conclusión

Este artículo tiene un objetivo claro: Tratar de hacerte ver que no puedes dejar todo tu negocio en manos de la publicidad, del marketing o de internet.

En realidad, los pasos para avanzar son realmente sencillos: invertir constantemente en mejorar tu servicio, crear contenido que capte la atención de las personas y posicionarte para que te encuentren cuando llegue el momento.

Fácil, ¿o no?

Hasta la próxima semana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.